La niebla

Hoy por la madrugada, cuando volvía de dos shows en Alejandria por la ruta, se cruzaron en mi mente muchas ideas. Lo primero fue en el control en donde nos advirtieron de la niebla, nos dijeron que unos kilómetros mas adelante no íbamos a poder ver nada… A pesar de esta advertencia decidimos continuar, no podíamos quedarnos y yo tenia compromisos en Cairo.

Pensaba en la cantidad de protestas que se dieron últimamente en Tahrir y en Roxy… pensaba en los muros que se construyen en el centro de la ciudad para evitar que los que protestan se dispersen aun mas cuando se enfrentan con la policía… Pensaba en tantas cosas que se viven aquí a diario, en todo lo que se oye por televisión o en boca de los vecinos y la verdad es que se me hizo un nudo en la garganta. Ademas advertí con claridad que la niebla nos iba, literalmente, tragando y no podíamos ver ni siquiera las luces del automóvil que iba delante nuestro… Siempre voy y vuelvo de la costa, del Mar Rojo o del Mar Mediterráneo, ese “llegar, bailar y volverse” se ha vuelto una rutina en mi vida así que conozco a los locos de la velocidad con los que te cruzas en la ruta y la niebla, pero esta vez tuve miedo.

Jamas había visto algo así. Se parecía al momento de suspenso de cualquier película de terror, sin exagerar. “Así esta el pueblo Egipcio” pensé… Sin poder ver nada, sin distinguir mas allá de sus narices… no porque no puedan ver, sino porque realmente nadie sabe que es lo que va a pasar en los días venideros. Algunos cegados totalmente por sus intereses no pueden ver al que esta delante… pero eso no significa que no este allí. Otros perfectamente lucidos pueden ver pero la niebla no les permite distinguir que es lo que ven.

Lo que hizo el presidente en los últimos días ha enfurecido a mucha gente, y no es para menos… Creo que ha olvidado que gano las elecciones por un porcentaje muy pequeño, que mucha gente lo tiene en la mira y que lamentablemente (para el) no representa a casi la mitad del pueblo.

Fueron muchos los ejemplos históricos de que “La imposición” y “El autoritarismo” no conducen a nada sino, tarde o temprano, a la propia perdición de quien los ejerce… Pero estos ejemplos no bastan.

Ahora el parlamento sera algo así como intocable, y huelo a que algo fétido se esta cociendo… Creo que sus intenciones son claras, y no me extrañaría que dentro de unos meses el parlamento sea “salafi” o inflexible e Islámico… Les aclaro que no solo yo estoy pensando en la posibilidad de irme… somos varios, y no solo extranjeros.

Todas estas ideas y conjeturas no son nada porque en realidad “no se ve nada”. Lo que si veo y para mi es claro es que la política y la religión no deben ir de la mano, sobre todo cuando la religión que representa al poder de turno no representa a un porcentaje de la población… sea cual sea ese porcentaje creo que antes que nada son ciudadanos.

Esta claro que hay que tener cierta educación para hacerse cargo de un país… Pero ni la mas exquisita educación, ni la mas solida formación garantizan nada bueno si no se tiene bien en claro que los emperadores han muerto y que los faraones ya no existen.

Unos kilómetros mas adelante las luces de nuestro vehículo iluminaron un montón de cosas esparcidas por el camino… un poco mas adelante no quise ver que eran personas y no muy lejos un micro bus. Uno de los tantos que salen a diario desde El Cairo con destino a Alejandria y otras ciudades… uno de los tantos que van por la ciudad de barrio en barrio a toda velocidad… sin licencia, sin control, repletos de gente y en la mayoría de los casos: con un mocoso al volante que no tiene idea de que la vida de todos los ocupantes esta en sus manos. La negligencia y la brutalidad sobran mientras que las leyes de transito no existen. Por eso estos micro bus  e incluso colectivos con choferes aptos, son arrollados por trenes, caen al Nilo o se revientan en cualquier ruta.

Hay muchas sensaciones horribles en la vida… el miedo es una, pero estoy convencida que algo peor que el miedo es la incertidumbrela duda. El no saber que va a pasar y el no saber que esperar. Es un sentirse desnudo e indefenso en medio de la niebla, en medio de la nada…

Finalmente llegamos a destino. Estaba agotada, física y mentalmente… Pero sana y salva. Ya no había niebla y pude ver el sol… Ansío lo mismo para el pueblo Egipcio… Un nuevo comienzo en donde la niebla se disipe y se puedan ver las luces de un nuevo día.

graffiti en tahrir

2 comentarios en “La niebla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s