Bailando sobre cristales rotos

Me sucedieron muchas cosas desde que estoy en Egipto, cosas buenas y cosas malas, que forman parte del “vivir” y otras no tanto. Es muy difícil, a veces, separar el “yo cotidiano” del “yo artista”… Se supone que los artistas tenemos esa capacidad por eso cuando me cambio antes de salir al escenario mis problemas quedan impregnados en los jeans… en los zapatos o lo que fuere que este vistiendo ese día… vestimenta que reemplazo por brillos, maquillaje y glamour. Pero la danza en general no es “glamour”… Las bailarinas, sobre todo en Egipto, lo saben… hay mucho backstage que el espectador ignora.

La situación en Egipto es incierta en cuanto a la danza… Las cosas no son como eran antes de la revolución… o este gobierno, por eso muchas veces resulta difícil que los problemas o las sensaciones feas se queden en el camerino.

Con la posibilidad de que prohíban la danza de un momento a otro y me tenga que ir, aprendí a bailar cada vez como si fuera la ultima… Aunque siempre lo hago. Ni soy la mejor ni pretendo serlo, simplemente doy lo mejor de mi en cada segundo… Y esta vez necesito dar mas aun.

Aprendí a disfrazarme y a no reflejar lo que pasa en mi interior por el sencillo motivo de que, como artista, es mi deber vestir el escenario de luz y no de emociones negras… luego al finalizar tendré tiempo suficiente para sentarme a pensar, analizar o lamentar las realidades…

Me ha tocado bailar en días en donde cosas horribles sucedieron: Bailar mientras la gente se esta matando en protestas, sabiendo que muchas mujeres fueron y son abusadas en Tahrir e incluso en su propio hogar o luego de conocer la noticia de aquel globo aerostático con diecinueve turistas que cayo en Luxor. Por nombrar solo algunas…  Estas cosas van mas allá de algún incidente en el escenario como:  El corpiño que se rompe en el medio de la canción, la astilla que se te clava en el pie y el clima es alegre por lo que no hay lugar para alguna expresión de dolor… o algunas mujeres egipcias que, impulsadas por su propia inseguridad, tratan de arruinarte el show riéndose a carcajadas y te señalan esperando tu reacción… Pierden el tiempo conmigo, no solo me río con ellas sino que me acerco y les muestro que no soy “alguna que se mueve por inercia o por dinero”… Les muestro que soy un artista y que no hay forma de que me saquen de mi papel… hagan lo que hagan.

Aprendí a plantarme en el escenario como nunca antes lo había hecho y aunque a veces sienta que estoy bailando sobre cristales rotos, no es que no sienta el dolor, sino que no lo muestro… yo no me puedo dar ese lujo: “Los artistas usamos un disfraz y envolvemos mágicamente al espectador, lo llevamos de paseo con la melodía, el movimiento y la letra de la canción, abrazándolos con fuerza, haciéndolos parte de nuestro sentir…”  Así me lo expreso una mujer egipcia “Gracias! me hiciste olvidar tantos problemas y tanto desastre, nunca pensé que eras extranjera porque vi todo el tiempo que entendías lo que hacías”… En ese momento sentí que no necesitaba nada mas, había cumplido mi misión.

A veces siento que el Egipto que conocieron muchos, aquel en donde se respiraba un aire un poco mas libre, fue un espejismo… eso y nada mas… pero el arte, creo yo, tiene sus formas de sobrevivir… En cualquier árido paisaje el arte sera siempre un exquisito oasis en donde podamos “refrescar el alma”.

No es que uno salga al escenario con una sonrisa porque ignora todo o no le importa la realidad… Es apartar la realidad y todo aquello por un momento para que el publico también pueda hacerlo. No es fácil transformar la energía y vestirse de luces en medio de tanta incertidumbre pero es una tarea que vale la pena intentar… No es fácil dejar de lado las impresiones feas y “ser luz” pero es posible… aun sobre cristales rotos.

Un comentario en “Bailando sobre cristales rotos

  1. Hola Magda, hermoso conocer un poco más de tus pensamientos y sentimientos, cuando uno va leyendo te imagina en la escena que describes, gracias por contar desde la humildad, eso es lo que reflejas y gracias porque con ésta pequeña historia de vida nos vas abriendo los ojos, y aún sobre cristales rotos sigues dándonos de esa Luz que eres!!!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s