Bailando en Egipto

magdalena

La tarde me encuentra en casa con el impulso de maquillarme, como lo hago a diario, para mis shows. Pero hoy es distinto, hoy es aquel día de todos los años, el mismo día en el que me veo como queriendo bajar de un tren a toda marcha, queriendo clavar los frenos. Es el día de hoy el que abre un paréntesis en la vida de cualquier bailarina en Egipto. La “pausa” no es infinita y tiene un sabor a “reposo y calma”… (algo que los trajes, vestidos y túnicas de baile piden a gritos luego de tanto entrar y salir de la maleta… algunos serán llevados a “dry clean”, otros descartados). El mes sagrado ya esta aquí junto con la oración, el ayuno y los sacrificios… las habilidades culinarias de las egipcias y la luna de Ramadan. En publicaciones anteriores les conté como es y como se vive aquí en Cairo. Es mi octavo Ramadan en Egipto. Siempre lo definí como unas “vacaciones obligadas” pero lleno de costumbres y tradiciones hermosas, dignas de ser vividas.

15_old_pics_ramadan_1_5

Un tiempito libre es lo que necesitaba para sentarme a escribir y ahora que lo tengo aprovecho. Recibo muchos mensajes con preguntas y consultas de todo tipo pero sobre todo acerca de “como es bailar en Egipto?”. Algunas personas creen que una bailarina tiene una vida de puro glamour aquí. Si bien recibo a diario muestras de cariño del publico y de todas las personas que trabajan conmigo, conozco una realidad de la que pocos hablan, sera que no la ven o prefieren pasarla por alto.

Magda Monti

Quizás  por la cantidad de tiempo que llevo en Egipto, no solamente “bailando” y forjando una carrera sino también viviendo el día a día en una sociedad ajena a la mía, (a estas alturas ya no es tan “ajena”) siento que puedo describir algunas cosas mejor que cuando era “una recién llegada”. Muchas cosas cambiaron desde entonces, no solo en la política y economía del país sino también en el ambiente artístico y, claro esta, en mi manera de ver las cosas.

Un mito

Es cierto que los lugares relacionados con la venta de alcohol y la trasnoche cierran durante Ramadan, pero eso de que la danza se termina es un mito. Un mito que para mi murió un día durante pleno gobierno de la hermandad musulmana. Me ofrecieron bailar durante todo el Ramadan en uno de los tantos barcos que hacen su diario recorrido por el Nilo. De mas esta decirles que el miedo respondió por mi y no me arrepiento. Ustedes se preguntaran: “Miedo? Por que?” Bueno, les cuento una anécdota: Un día en el barco donde trabajaba, debía presentarme con mis músicos en los dos pisos del mismo. Fue entonces cuando un “barbudo” dijo que la danza era HARAM (pecado) y que el no quería ver el show ya que su religión no lo permitía. No me sorprendió eso, (ya que de los locos se puede esperar cualquier cosa), me sorprendió la actitud (o miedo) de los managers del barco que asintieron sin ningún problema. Dejaron a un grupo de egipcios, que festejaban una boda, junto a un grupo de China sin ver el show solo para preservar la “pureza” de aquel personaje que no tenia ningún cargo oficial pero decía ser parte del partido.

DSC09713-001

Durante una boda

No me gusta hablar de política pero puedo decirles que los tiempos de Mohamed Morsi fueron de mucha incertidumbre y angustia para los artistas. Aunque la danza, para las extranjeras, ya estuvo prohibida en Egipto hace muchos años, su prohibición, en aquellos días, era un rumor constante que persiste hasta hoy aunque sin tanto eco.

magdalenabellydance.jpg

Persecuciones

Siempre existió una sospecha o desconfianza en torno a las bailarinas, sean extranjeras o egipcias. Es el precio que se paga por bailar en una sociedad conservadora y machista, en donde existe una relación bizarra de “amor-odio” con la danza y que se extiende a otras ramas del arte, haciéndose mas evidente si el artista es mujer. Y aunque luego de la ultima revolución se produjo una suerte de “destape” para las mujeres en Egipto no es suficiente para salvarse de la condena social si sus objetivos no están relacionados con: casarse, tener hijos y ser ama de casa.

Desde mi celu

mujeres en el metro. Cairo, Egipto.

A las extranjeras, creo yo, poco nos importa esta “condena social”. Esto no quiere decir que no respetemos el suelo que estamos pisando, simplemente no nos afecta como a las egipcias, quienes piensan dos o mas veces si realmente vale la pena exponerse. Y esta es, sin dudas, una ventaja que “las de afuera”, en cierta forma, tenemos sobre “las locales”… Entre otras…

La ventaja de no haber crecido viendo películas egipcias de los años ’70, en donde la bailarina era un ser despreciable, trepador y que, ademas, tenia un precio…

La ventaja de ver a los músicos como artistas y no como objetos de burla, como les pasa a los egipcios hijos de músicos en las escuelas… humillados por sus compañeros y hasta por los maestros.

La ventaja de querer aprender y formarse y no “poneme cualquier canción, me da igual”…

No hace mucho algunas bailarinas egipcias fueron condenadas a prisión: Bardees y Shakira, (por nombrar un par) fueron acusadas de “propagar el vicio y atentar contra la moral publica” gracias a unos videos musicales en donde ademas de bailar, cantaban. No llegaron a cumplir la totalidad de la condena y si bien es cierto que esos videos eran algo “osado” aquí, esos mismos videos son “inofensivos” fuera de Egipto.

Safinaz o Sofinar, la bailarina armenia, tuvo varios percances que acompañaron su éxito: Desde ser detenida por bailar sin papeles hasta el episodio mas conocido en el que casi fue condenada luego de subir a un escenario luciendo un traje con los colores de la bandera egipcia. Su carrera sigue en ascenso.

Ademas las extranjeras que fueron detenidas por bailar sin papeles y pasaron una o varias  noches en la comisaria. De eso no se habla mucho fuera de Egipto (menos en facebook) pero es una realidad, aunque no creo que las protagonistas quieran contarlo o siquiera admitirlo.

Los papeles

Para poder bailar en Cairo es necesario tener papeles, seas extranjera o egipcia. Y digo “Cairo” porque ciertos lugares en la costa son mas permisivos. Algunas bailarinas extranjeras van y vuelven de la costa para pasar desapercibidas o no ser tan evidentes, otras deciden quedarse allí, lejos de los controles.

Para la policía es muy simple averiguar si estas trabajando sin papeles ya que en el pasaporte figura una visa “turista” seguida de la frase “work is not permitted” (sin permiso para trabajar) o bien una “residencia” en la que consta que estas trabajando… y de ser así tendrías tu “tarjeta verde” y otros comprobantes de tu situación como “legal”. Mientras en otros países se puede bailar sin papeles aquí es muy complicado, pero no imposible.

Como se obtienen los papeles? Primero es necesario firmar un contrato con alguna empresa (Restaurante, hotel, etc) que quiera contratarte para comenzar todos los tramites y su duración depende de muchos factores que a veces escapan de las buenas intenciones de quien contrata y de quien desea tener sus papeles en orden: Las revoluciones, los atentados y la mala organización influyen mucho. Quienes estuvieron en Mogamma renovando visa o sellando papeles saben de lo que hablo. Ademas todo ese tramite tiene un costo económico que ha variado de manera muy significativa desde los días de Mubarak hasta hoy.

Hay muchos egipcios que se hacen llamar “productores de espectáculos”, “managers”, “organizadores de eventos”, etc. con el único fin de atraer a extranjeras que quieren trabajar. Existe mucho engaño y “doble intención”. Les hacen firmar contratos en los cuales el único favorecido es el contratante. Estos cazadores de bailarinas saben que para muchas es un sueño hecho realidad el poder trabajar en Egipto y se aprovechan de eso… Aunque conozco a alguien que ha renunciado a ese sueño, aun teniendo sus papeles, porque no soportaba vivir aquí.

Tampoco faltan las que creen que pueden sacar provecho de ciertos contactos sin dar nada a cambio.Nada mas ingenuo… El ambiente es muy sucio y poco claro en donde casi siempre la única perjudicada es la mujer.

“Algunas bailarinas extranjeras se casan con la sola intención de, al cabo de un tiempo, obtener la nacionalidad egipcia y así poder ejercer libremente su profesión”. Pero no generalicemos: Otras se casan por amor (hacerlo únicamente para “beneficiarse” en un país en donde las leyes no son favorables para la recién casada seria algo muy ingenuo) Sea cual sea el caso, hay algo muy cierto que debe ser mencionado y es que tener la nacionalidad egipcia NO le garantiza a ninguna bailarina que va a tener trabajo ya que es el publico egipcio el que elige y hay varias que, a pesar de tener doble nacionalidad y todos los papeles en orden y al día, están sin trabajo…

Egipcias vs Extranjeras

Siempre lo dije: “Todas las mujeres egipcias saben bailar, algunas mas que otras. Lo que las extranjeras pagan por aprender, las egipcias lo llevan en la sangre. Basta con observar alguna nenita en cualquier festejo… Sin embargo hay una diferencia entre bailar un par de canciones en la boda de algún familiar o amigo y bailar en un show de 45 minutos o mas… esto ultimo requiere de otro entrenamiento”. Entrenamiento que, en general, las egipcias no tienen o no les interesa tener. Son muy pocas las que bailan porque aman el arte y decidieron formarse.

magdalenamonti

Una sola palabra: “Felicidad”

 

Últimamente se compartieron en facebook videos de las llamadas Farah Shaabiya o “Bodas callejeras” en donde las bailarinas son cualquier cosa menos un artista. Al leer los comentarios me agarraba la cabeza! Gente que nunca puso un pie en Egipto juzgando y opinando… y hasta dando lecciones de moral. La gente se olvida de que no todos tenemos las mismas oportunidades y tampoco nos criaron igual… hay que ser mas piadosos con la gente y señalar menos, sobre todo “de mujer a mujer”. Las mujeres que aparecen en esos videos provienen de una clase social muy baja, algunas no saben ni leer ni escribir, no deben tener idea de que están en facebook o youtube. “Bailan” únicamente por dinero, siempre con la promesa de que “al tener el suficiente van a dejarlo” (de hecho lo hacen). Para ellas, el riesgo constante de ser golpeadas, abusadas y otras barbaridades es algo que va de la mano en cada presentación. Algunas terminan en la prostitución.

Distinta es la suerte de las extranjeras que son convocadas para grandes celebraciones en lugares de lujo. Me atrevo a decir que, hoy en día, el publico egipcio prefiere a las extranjeras, no solo por el entrenamiento o educación que puedan tener, la presencia escénica juega un papel muy importante a la hora ser contratada.

La televisión como puente y el anonimato

Los egipcios son adictos a la televisión y al cine nacional. El hecho de aparecer en una telenovela, un programa, un video o en alguna película le da al artista un estatus que no lograría de otra forma. Muchas extranjeras bailaron años en Egipto pero sin haber pisado nunca un set de filmación… y así fue como hicieron su carrera y retornaron a sus países sin que nadie se entere. La convocatoria para ser parte de la televisión depende de muchos factores: Talento, belleza, presencia, carisma, simpatía y por supuesto contactos.

Cuando me ofrecieron ser parte de “El Tet”, un canal que transmitía videos de danza 24 horas todo el año, me negué por miedo ya que todavía estaba muy presente en mi el recuerdo de unos nenitos que me agarraron a pedradas por andar con el cabello suelto, cuando vivía en “Haram”, cerca de las pirámides. Todo se transformo para mi cuando, al mudarme, mis nuevos vecinos descubrieron mi secreto y el barrio entero cambio su actitud conmigo: me gritaban en la calle “Rakassa” que significa “bailarina” y eso aquí es un insulto… entre otras cosas. Fue entonces, luego de varios episodios negativos cuando me dije: “He cruzado el océano para vivir en el anonimato? o escondiéndome? Esto es lo que soy y estoy orgullosa!”. Y comencé a presentarme en castings para la televisión y me eligieron para la novela “Asia”, transmitida durante el Ramadan 2014.

Ese mismo año llegaría la película “El Mahraghan” y otros proyectos que me trajeron reconocimiento y gran satisfacción personal.

 

Y sigo filmando videos, películas y novelas como también presentándome en distintos lugares exclusivos en Cairo, Alejandria y el resto de la costa egipcia… Por ahí me olvido de compartir links o fotos por falta de tiempo y porque, erradamente, no creo que sea necesario… Ya me lo dijo un gran amigo de mi Tucumán querido: “Magda tenes que creértela mas…” mmmm… no se, yo soy así.

Aliento y desaliento

Soy una de las pocas bailarinas extranjeras en Egipto que alientan a otras a venir y hacer su historia. Algunas prefieren desanimar a cualquiera que quiera venir a Cairo a trabajar. No es mi caso, no encuentro razón para esto ya que nadie se posiciona ni gana “mágicamente” nada aquí. Muchas sabrán a lo que me refiero. Creo que todas tienen derecho a vivir su experiencia. Todas las bailarinas son únicas así que: ¿Por que crearles miedo para venir a Egipto a probar su suerte? Hubiese querido tener una “Magdalena” que me cuente todo aquello de lo que soy capaz, de como, si confiaba en mi misma, la gente iba a pararme en la calle para pedirme fotos… Y que también me diga que jugarse por un sueño no es algo de lo que uno deba dar explicaciones…

magdalena.jpg

¿Es justo el esfuerzo, que la experiencia conlleva, comparada con la mala imagen de la que una se hace merecedora? La respuesta esta en cada… Ya que bailando en Egipto, siendo famosa o no, hay mucha gente que va a tildarte de sharmouta (prostituta)…Es parte de la cultura y no lo podes cambiar… por mas respetable que seas.

Yo siempre digo: “Nunca olvides de donde vienes, ni tus valores. Muchas personas podrán valorar y apreciar tu arte.”

Un comentario en “Bailando en Egipto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s